Os informamos de que empieza la Campaña de Esterilización en C. V. Altamira. Durante los meses de febrero y marzo disfrutaréis de un 20% de descuento en la cirugía.

 

Algunos de vosotros, con buena lógica, os preguntáis: "¿por qué eliminar un órgano sano en un animal?".

 

Como todo acto quirúrgico, hemos de decidir poniendo en la balanza riesgos y beneficios. Los perros llevan domesticados por el hombre entre 17 y 31.000 años, según las últimas estimaciones... ¡la primera especie domesticada, nada menos!. Tras cientos de años de selección genética artificial (escoger a unos cachorros en detrimento de otros, eliminar animales que no "sirven", etc.) tenemos con nosotros a la especie con la mayor variabilidad física del mundo.

 

Así, seleccionando animales a lo largo de muchísimo tiempo por caracteres externos (el color del pelo y la forma del hocico, por ejemplo) se pierden resistencias a ciertas enfermedades y se fomentan algunas patologías graves.

 

Por ello, en la perra tenemos un altísimo índice de problemas en su sistema reproductivo:

 

-Tumores de mama malignos: una de las primeras causas de muerte en perras. Riesgo eliminable en un 95% si la operación se realiza entre el primer y segundo celo.
-Infecciones de útero (piómetras): la única solución es quirúrgica, la mayoría de las veces cuando son ya mayores y con grave deterioro orgánico por la infección (cirugía de mayor riesgo).
- Pseudogestaciones: "embarazos psicológicos", que en realidad son transtornos hormonales. Pueden derivar en mastitis.

- Tumores vaginales y quistes ováricos.
- Camadas no deseadas: todas las perras que las sufren tienen un propietario que alguna vez dijo: "no, a ella no le pasará porque la tenemos controlada".

 

En machos tenemos: alto riesgo de cáncer testicular, hiperplasia de próstata y problemas endocrinos.

 

¿Y en el otro lado de la balanza?

 

- Es una intervención quirúrgica con anestesia general. Con un buen control prequirúrgico y con los grandes avances actuales en técnicas anestésicas, quirúrgicas y en monitorización los riesgos se reducen prácticamente a cero. 
- Cierta tendencia al sobrepeso: muy manejable con dieta y ejercicio. Tengamos en cuenta que muchos animales no operados también sufren de obesidad. 
- Incontinencia en hembras mayores: ocurre en un índice muy bajo de casos y es controlable médicamente.

 

Recordemos que en España estamos muy arriba en la lista de países con alto número de animales abandonados y con incidencia de problemas médicos derivados de la no esterilización. Hagámoslo por ellos: mayor calidad de vida y longevidad, menor índice de abandono.